¿Cómo va tu negocio? Te enseñamos a evaluarlo

Conoce cómo va tu negocio

¿Cómo va tu negocio? Te enseñamos a evaluarlo

Es necesario hacerse la pregunta de si el emprendimiento en el que trabajas es rentable, para que evalúes el planteamiento que hiciste de la empresa en un primer momento, si las estrategias de mercado han sido efectivas y si, en esencia, no estás perdiendo dinero con un negocio que probablemente tiene dificultades para arrancar.

El temor a que el diagnostico sea negativo es entendible, nadie quiere darse cuenta de que su esfuerzo e inversión posiblemente van por un mal camino, o no tienen futuro. Sobre todo, en un mercado como el nacional en el que la tasa de natalidad de negocios y establecimientos comerciales de pequeño y mediano tamaño es muy alta, pero que, de acuerdo con estudios realizados por las diferentes asociaciones empresariales del Ecuador, en promedio, el 80% de las pymes fracasa antes de cumplir los 5 años y el 90% de las mismas no sobrepasa los 10 años luego de su apertura.

Por eso, todo emprendedor como tú debe aplicar conceptos básicos sobre economía y medición que ayuden a entender las dinámicas sobre las que se plantea un negocio en el mercado. En este artículo te contamos cuáles son.

1. ROA, índice de retorno sobre activos:

Esta fórmula involucra la utilidad neta, es decir, el número resultante al descontar los gastos y tributos de una empresa a las utilidades obtenidas por la misma, entre los activos, como podemos ver en el siguiente ejemplo:

Si las utilidades de una empresa son $10.000.000 y los activos son de $40.000.000, la operación sería la siguiente:

ROA = (10.000.000/ 40.000.000) x 100 = 25

Lo que significa que el ROA de esta empresa es del 25%, número que se optimiza en la medida que se incrementa.

También puede interesarte: ¿Qué son las cuentas contables y qué aportan a tu gestión?

<< Factura y controla tu punto de venta sin conexion a internet ¡Adquiere tu  sistema POS! >>

2. ROE, índice de retorno sobre patrimonio:

Esta fórmula utiliza el concepto de utilidad neta y la divide en el valor del patrimonio, por lo que se considera que si el resultado es positivo la empresa es rentable a medida que el porcentaje crece, eso significa que la empresa tiene más utilidades disponiendo menos del capital invertido.

Entonces, si la empresa tiene $10.000.000 de utilidades y $50.000.000 de patrimonio, la operación sería la siguiente:

ROE = (10.000.000 / 50.000.000) x 100 = 20

Lo que significa que el ROE de esta empresa es del 20%, número que se optimiza a medida que se incrementa.

3. ROI, índice de retorno sobre inversión:

Esta fórmula contempla la utilidad neta y la divide entre la inversión, número que de ser positivo indica rentabilidad al utilizar eficientemente el capital invertido y en la medida que crece, esta muestra que se tienen utilidades con menos inversión.

Entonces, si la empresa tiene $10.000.000 de utilidades y $45.000.0000 de inversión, la operación sería la siguiente:

ROI = (10.000.000/ 450.000.000) x 100 = 22

Lo que significa que el ROI de esta empresa es del 22%, número que se optimiza a medida que se incrementa.

<< Tenemos el sistema contable con facturación electrónica ideal para ti.  Escoge tu plan aquí. >>

Emprendedores que hace de todo

Es común ver que cuando un negocio comienza el dueño del mismo se encarga de realizar todas las tareas necesarias y cubrir todos los puestos posibles, por lo que no es extraño reconocer a un chef que al abrir su propio negocio, además de encargarse de los platos, es cajero, contador y administrador al mismo tiempo; pero que por estar tan atareado, muchas veces se abruma frente a la caja registradora porque no entiende si su trabajo realmente está rindiendo frutos.

Lo ideal es que cada persona se dedique a lo que mejor sabe hacer y, que ese chef que se encuentra agobiado con las tareas con las tareas administrativas pueda obviar ciertas operaciones para dedicarse a lo que realmente le importa: cocinar. Sin embargo, no todas las personas cuentan con la suerte de ser bien asesoradas para lograr este objetivo y muchas veces, por inexperiencia resultan efectuando funciones gerenciales que solo los sobrecarga laboralmente.

CTA


Esta práctica se puede convertir en un problema que cada vez es más grave en la medida que se deja pasar el tiempo sin tomar acción para poner todo en orden, ya que como a diario se genera nueva información sobre ventas, ingresos, egresos, existencias en los inventarios y demás, estos datos sin analizar se pueden convertir en una bola de nieve peligrosa para la subsistencia de la empresa.

<< Aventúrate a implementar Facturación Electrónica en tu empresa. Descarga tu  guía práctica >>

Ya que, si no se tiene claridad en lo que se está vendiendo, cuál es la ganancia de ese producto o servicio, cuánto cuesta producirlo y cuál es la cantidad de materias primas o artículos terminados de los cuales se dispone, el trabajo se convierte en una puesta o camino a ciegas para tomar la mejor decisión sin tener certeza de qué es lo que se necesita, ni cuáles son los objetivos de la empresa.

Lee también: Todo lo que debes saber sobre un sistema POS

 

La respuesta al problema

 

Frente a esta situación las personas pueden recurrir a soluciones tecnológicas como sistemas de gestión empresarial o software administrativos que les sirven de herramientas para categorizar la información, desde los cuales se pueden centralizar todos los datos en una sola plataforma y ponerlos a disposición de las áreas para las cuales son pertinentes.

Entonces, en el momento en que se implementa una estructura se puede acceder realmente a la información financiera de la empresa para poder utilizarla y analizarla. Lo cual, es el primer paso para hacer el ejercicio de autoevaluación de rentabilidad.

Incluso, hay algunos programas como el software administrativo de Contífico que tienen predeterminada la generación de gráficas e informes automáticos a las cuales el usuario puede acceder fácilmente y examinarlas de manera intuitiva para conocer los ingresos y los egresos de la compañía.

Sin Comentarios

Escribe un Comentario

Top